Nuevas recetas

The Food Almanac: miércoles 17 de julio de 2013

The Food Almanac: miércoles 17 de julio de 2013

Aniversarios de restaurantes
Este es el cumpleaños, en 1979, de Mr. B's Bistro. Su apertura fue un punto de inflexión en muchos sentidos. Fue el primer restaurante nuevo abierto por el lado de Commander's Palace de la familia Brennan después de que se separó de Brennan's en Royal Street en 1973. En los años intermedios, cerraron cuatro de sus seis restaurantes. Mr. B's representó el surgimiento de la próxima generación de Brennans, quienes abrieron un restaurante tras otro a partir de entonces.

Más importante aún, Mr. B's era el arquetipo del bistró gourmet criollo, un nuevo tipo de restaurante en ese momento. Fue muy imitado en la década siguiente, y los restaurantes como el de Mr. B ahora dominan la escena gastronómica. Sirven buena comida de alta calidad intrínseca, pero en comedores informales sin pretensiones ni ceremonias. Combinaba perfectamente con los gustos de los baby boomers, que empezaron a triunfar en 1979.

Mr. B's fue el último gran restaurante en volver a la acción después del huracán. Su apertura elevó el número de restaurantes reales en la ciudad a 809, el número que teníamos antes de la tormenta. Es una piedra angular en la escena de los restaurantes de Nueva Orleans. Tortas de cangrejo, gumbo ya-ya, camarones a la barbacoa, budín de pan: todos son los mejores de la ciudad.

Annals Of Dining Comfort
Esta es una de las varias fechas que podrían llamarse el aniversario del aire acondicionado. En 1901, en esta fecha, Willis Carrier puso en marcha su aire acondicionado en una imprenta en Brooklyn. Los dueños del lugar intentaban enfriar el equipo, no las personas que lo manejaban, aunque los beneficios que disfrutaban del aire confortable eran tan grandes que el aire acondicionado se extendía. Primero a los edificios públicos, luego a los hogares. Los cines descubrieron que podían atraer a multitudes mucho más grandes si ofrecían un respiro del verano además de entretenimiento. En climas como el nuestro fue un regalo del cielo. Piense en lo que debe haber sido cenar en Antoine's o Galatoire's antes del aire acondicionado en un día como hoy.

Sabor de hoy
Es el Día Nacional del Perejil. Con un sabor suave, el perejil agrega algo. Su acidez suave (onza por onza, el perejil en realidad tiene más vitamina C que las naranjas), el sabor fresco y verde, el color y la textura. todos aportan ese último dos por ciento a un plato.

Sin embargo, el perejil es más que una guarnición. La receta clásica de ostras Rockefeller, la que no usa espinacas, emplea perejil por manojo. Lo mismo ocurre con el guiso de sopa criolla cuaresmal, gumbo z'herbes. En la cocina libanesa, el perejil se usa a puñados en platos como el tabulé.

Si tiene que cocinar con hierbas secas, o si tiene un plato que se inclina hacia el engrosamiento (como el etouffee de cangrejo de río), o si tiene algunas sobras que le gustaría volver a disfrutar. intente agregar perejil fresco. Aporta el sabor y la textura sin alterar profundamente el sabor del plato.

Finalmente, está el asunto de que el perejil refresca el aliento. Ese es un punto menor, pero se ha utilizado para explicar la ramita de perejil que viene en muchos platos (o solía hacerlo).

Siempre quite las hojas de los tallos de perejil antes de cortar. Es tedioso, pero las hojas tienen mejor sabor que los tallos. (Guarde los tallos, sin embargo, son una excelente adición a la olla). Pique las hojas finamente con un cuchillo de chef afilado. Un procesador de alimentos lo golpea demasiado. No lo pique con mucha anticipación. El perejil pierde su encanto fresco si se deja reposar durante más de una hora. Olvídese de la congelación.

Hay otros dos miembros de la familia del perejil que pueden causar confusión. El cilantro ahora está disponible casi universalmente en los supermercados y, por lo general, se muestra junto al perejil rizado y de hoja plana. Las hojas se ven diferentes, pero no dramáticamente. Para estar seguro de que tiene lo que quiere, tome una hoja, rómpala y huela. El aroma a salsa del cilantro es inconfundible. La otra variante de perejil, mucho menos común, es el perifollo, cuyas hojas son más pequeñas que el perejil normal. Tiene un sutil aroma y sabor anís.

Diccionario comestible
persillade (francés), [pear-see-YAHD], n. - Una mezcla de perejil picado, ajo, aceite de oliva y jugo de limón o vinagre. A veces se incluyen otras hierbas o cebollas, pero dominan el perejil y el ajo. Persillade se utiliza como guarnición en una amplia variedad de platos, desde patatas fritas hasta verduras frescas, pescado y pollo. Su uso también está muy disperso. Es común en el sur de Francia, en el Canadá francés y en el sureste de Luisiana. Es fácil de hacer y transforma un plato aburrido en algo muy sabroso. En Nueva Orleans, su aspecto más notable es el pollo bonne femme en Tujague's.

Diccionario geográfico gourmet
Sage, Arkansas se encuentra en la esquina montañosa del noreste del estado, a unas 100 millas al norte de Little Rock. Está cerca de la confluencia de dos afluentes sin nombre alimentados por manantiales del río Strawberry. Esta es muy buena agua para beber. Sage es solo una encrucijada en medio de grandes campos agrícolas. Numerosas cuevas se encuentran en la zona. Mi hijo y yo pasamos una semana encantadora en un campamento de Boy Scouts cercano un verano y luego exploramos algunas de esas cuevas. El lugar para comer es Shaver's Blue Bird Cafe, a siete millas al sur en Mt. Pleasant.

El mostrador de almuerzo
F.W. Woolworth Co. anunció hoy en 1997 que cerraría todas las tiendas de cinco y diez centavos restantes de Woolworth en Estados Unidos, después de más de un siglo en el negocio. Aunque Woolworth's era el mismo en todo el país, siempre lo consideramos parte de la escena de Nueva Orleans. Las dos tiendas en Canal Street (a tres cuadras de distancia) estaban en el itinerario de compras del centro de todos en los días en que todos compraban en Canal Street. ¿Quién no recuerda haber ido a desayunar oa tomar un sándwich de queso a la plancha con patatas fritas arrugadas? Otros Woolworth's alrededor de la ciudad incluyen dos en Magazine Street y uno en Oak Street, todos los cuales eran anclas en sus vecindarios. Woolworth todavía existe, con diferentes nombres, siendo Foot Locker el más destacado.

Restaurante homónimo
El rey Jorge V de Inglaterra cambió su apellido hoy en 1917. Renunció a sus títulos alemanes (Inglaterra estaba en guerra con los alemanes en ese momento) y proclamó que sus herederos ya no se llamarían la Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha, sino la Casa de Windsor. Es este nombre el que aterrizó en el Windsor Court Hotel, a menudo aclamado en sus veinticinco años como el mejor hotel de Nueva Orleans.

Fromage Du Jour
Prohibición de (Francés), [bah-NONH], n.Uno de los quesos blancos blandos elaborados desde la antigüedad en lo que hoy es la región de la Provenza, en el sureste de Francia. Banon proviene del pueblo del mismo nombre. Por lo general, se elabora con leche de cabra sin pasteurizar, aunque a veces también se usa leche de oveja. Después de convertirse en pequeñas ruedas, adquiere una capa fina y nevada de moho. Luego se envuelve distintivamente en hojas de castaño y se ata con rafia. En su forma fresca, es untable y picante. A medida que envejece, especialmente si ha sido añejado en un frasco con vinagre y aguardiente, un proceso que puede durar años, se vuelve muy asertivo y más difícil.

Música para ver películas por
El primer disco lanzado por Supremes salió hoy en 1961. Se llamó Palomitas de maíz con mantequilla. ¿Alguien lo ha oído alguna vez?

Homónimos de comida y bebida
La revista satírica británica Puñetazo publicó su primer número hoy en 1841. Actriz canadiense convertida en política Andrée Champagne hizo estallar su corcho hoy en 1939. Actor de cine Bill Sage hojeado hoy en 1962.

Palabras para comer
"Al acercarse a la estufa, se ponía un delantal voluminoso, echaba un poco de carne en una fuente, vaciaba una sartén de sus verduras en punta perfectamente cocidas, esparcía un puñado de perejil picado por encima y luego, como un experto artista de striptease, retiraba el delantal, dejándolo caer al suelo con un movimiento de sus caderas. "-Bert Greene.


Comida de los dioses.

Hay un postre americano particular (es inequívocamente americano), llamado & # 8216ambrosia & # 8217. Ahora, la ambrosía & # 8216original & # 8217, según la mitología griega, era la comida (y bebida) de los dioses. Naturalmente, la palabra vino a referirse a otras cosas & # 8216 divinamente dulces o exquisitamente deliciosas al gusto o al olfato & # 8217 (OED). Seguramente era inevitable que en algún lugar del mundo un cocinero en algún lugar algún día se apropiara de la palabra para un nuevo plato & # 8211 o más probablemente una variación de uno existente.

Al igual que con tantas recetas, es casi seguro que nunca sabremos quién usó la palabra por primera vez de esta manera, pero algunos ángulos parecen probables. El lugar, hemos establecido, es América y probablemente el sur. Probablemente fue a mediados del siglo XIX. La primera receta que he encontrado hasta ahora es de 1861, pero las recetas generalmente se establecen mucho antes de que aparezcan impresas. Las primeras recetas de & # 8216ambrosia & # 8217 consisten esencialmente en rodajas de naranjas y coco rallado, y parece probable que fue la adición de coco (disponible y popular en la década de 1830 & # 8217) lo que justificó un nuevo nombre para el plato ya común de naranjas frías o heladas.

El plato moderno de la ambrosía, el de los simples mortales como nosotros, tiene muchas interpretaciones. Te doy una pequeña selección para que juzgues si son lo suficientemente dulces y celestiales.

Ambrosía.
Ralle el coco y mézclelo con azúcar en polvo para que se adapte al gusto, corte las naranjas dulces y tamice sobre ellas el azúcar en polvo, llene un vaso elegante, un plato con capas de naranjas y cacao, y colme el plato con cacao.
[parece que & # 8216cocoa & # 8217 significa cocoanut]
The Housekeeper & # 8217s Enciclopedia de información útil, E.F. Haskell, 1861

Pastel de ambrosía.
1 taza de mantequilla, 2 tazas de azúcar y # 189 taza de leche, 3 tazas de harina, 4 huevos batidos por separado, 1 cucharadita de refresco y 2 de cremor tártaro horneados en capas.
Relleno: Mezcle, con 1 huevo batido, & # 189 pinta de crema batida, 1 taza de cocoanut rallado, & # 189 taza de azúcar, jugo de una naranja. Pon esta preparación entre las capas y encima del bizcocho.
Queen of the Household: un repositorio cuidadosamente clasificado y alfabético de información útil que surge constantemente en la vida diaria de cada ama de llaves. Mary W. Janvin, (Detroit, c1906)

Ambrosia o Tutti Frutti
1 pinta (2 tazas) de brandy
Azúcar
Varias frutas maduras.

Coloque el brandy en un frasco de piedra grande y agregue las diversas frutas a medida que vengan de temporada. A cada litro de fruta agregue la misma cantidad de azúcar y luego revuelva la mezcla con una cuchara de madera todos los días hasta que se hayan agregado todas las frutas.
Las mejores frutas para usar son frambuesas, naranjas, grosellas, cerezas, fresas, plátanos, peras, ciruelas, albaricoques, melocotones, piñas y manzanas.
Los albaricoques, melocotones, piñas, manzanas, plátanos, peras y ciruelas deben cortarse en trozos pequeños.
Mantener cubierto con un paño y una funda ajustada.
Esta ambrosía es deliciosa para acompañar helados, budines helados, salsas, budines de maicena y jaleas.
Conservas, conservas y decapados, Marion Harris Neil, c1914.

Pastel de ambrosía [Advertencia: ¡esto rinde 8 pasteles grandes!]
Rinde 8 tartas de 8 pulgadas 6 tartas de 10 pulgadas
Tamaño de la porción: 1/6 o 1/8 de un pastel.

2 & # 190 cuartos de agua caliente
5 & ​​# 189 tazas de harina
5 & ​​# 189 tazas de azúcar.

Mezcle bien la harina y el azúcar, agregue aproximadamente un litro de agua caliente a esta mezcla y revuelva hasta que esté perfectamente suave, agregue esto al agua caliente restante y cocine la mezcla hasta que espese, revolviendo constantemente con un batidor de alambre.

27 (2 & # 188 tazas) de yemas de huevo, batidas.

Agregue un poco de la mezcla caliente a las yemas de huevo y combine. Regrese esto a la mezcla caliente y cocine por unos 5 minutos. Retirar del fuego.

4 & # 190 tazas de jugo de naranja
1 & # 8539 tazas de jugo de limón
3 cucharadas de cáscara de naranja rallada
2 cucharadas de cáscara de limón rallada
2 & # 188 cucharaditas de sal.

Agrega el jugo y la cáscara de las naranjas y los limones agrega la sal. Enfríe la mezcla y póngala en conchas horneadas.

Merengue*
6 a 9 naranjas
3 tazas de coco

Cubre la mezcla con merengue pero no la dore. Separe las naranjas y coloque las secciones encima del merengue y espolvoree & # 189 taza de coco sobre cada pastel.

* Merengue [para el mismo número de pasteles que el anterior]
2 & # 188 tazas (de 18 a 22) claras de huevo
1 & # 189 cucharaditas de sal
1 & # 189 cucharaditas de vainilla
2 & # 188 tazas de azúcar granulada.
Agrega la sal y el saborizante a las claras de huevo.
Bátelos hasta que estén firmes pero aún brillantes.
Agrega el azúcar batiendo poco a poco hasta que la mezcla se amontone bien en el bol y el azúcar se disuelva.
Boletín de extensión de Cornell 477.

Ambrosía de tamarindo, de mediados del siglo XIX Honduras se describe aquí.


Cotización del día.

El pan y la mantequilla, desprovistos de encanto en el salón, es la ambrosía que se come debajo de un árbol.
Elizabeth Russell


¡Bienvenido a Cooking-Italian-Recipes.com! Este blog está dedicado a la cocina italiana en la que crecí, la elaboración del vino italiano y las tradiciones familiares.

Cuando era niño, cuando era siciliano, en Nueva York, los aromas de esta excelente cocina que impregnaban mi hogar eran algo cotidiano. Al comer esta excelente cocina italiana, de la abuela, rápidamente me eché a perder.

Aquí, compartiré mis experiencias modernas, recreando el presente a partir de los recuerdos del pasado.

Creo que lo que hace que este sitio web sea diferente de otros similares es que soy un tipo normal. No soy chef, ni cocino para vivir. ¡No me encontrarás en Food Network! No es que crea que hay algo malo en Food Network. El caso es que no soy un chef famoso en la televisión. Solo un chico siciliano habitual de todos los días sin formación formal de chef.

Entonces, si yo puedo cocinar estas recetas italianas, ¡tú también puedes! No se requieren habilidades o entrenamiento especiales. Todas las recetas italianas que presento aquí son sencillas.

Cuando cocino, la mayoría de las veces, creo que menos es más. No me gusta complicar demasiado los platos. Los sabores, en mi opinión, no deben competir entre sí, sino que deben apoyarse y mejorarse entre sí. Gourmet no tiene por qué ser complicado. Debe definirse con que sabe bien.

No dude en probar mis recetas italianas. Modifíquelos como desee.

Y, si los disfruta, ¡déselos a sus hijos y nietos! Construya tradiciones y recuerdos familiares en torno a estos platos italianos.

Como solía decir mi abuela, la comida italiana es amor. A la memoria de mi abuela, dedico este sitio.

¡Al comprar en mi tienda de Amazon, estarás ayudando a un buen chico Siciliano! Grazie!


Altibajos y todo terreno.

Si sigues este blog con regularidad, es posible que te hayas preguntado por qué roca me arrastré después de mi última publicación.

Ciertamente no quise dejarte colgado tanto tiempo (o dejar fotos realmente ridículas de mí mismo en la página de inicio durante más de dos meses), pero la montaña rusa de la vida me ha estado llevando a dar un paseo.

La historia es muy larga y muy personal, pero quiero compartirla. Si eres escrupuloso o sensible a los detalles personales, omite esta publicación, definitivamente es una desviación de mis recetas y divagaciones habituales. Sin embargo, Being the Secret Ingredient siempre se ha dedicado a la comida, la vida y el amor, y esto, en todo su impredecible esplendor, es la vida.

Las siguientes semanas fueron un cambio de ritmo bienvenido. Si bien todavía teníamos que resumir todas las probabilidades de las inspecciones, tasaciones y financiamiento, logramos salir de Dallas con un contrato firmado en nuestra primera casa. Hoosband llegó a South Bend a tiempo para encontrarse con los trabajadores de la mudanza, limpiar el apartamento, entregar las llaves y reservarlo en Nashville para nuestra fecha tardía del aniversario de bodas, un espectáculo fabuloso en el Grand Old Opry. Planeamos dividir las próximas cuatro semanas entre el norte de Florida y Nashville, tomando el sol y poniéndonos al día con familiares y amigos antes de nuestra fecha de cierre del 1 de julio.

Dos semanas en la playa proporcionaron una descompresión muy necesaria. Me abastecí de ropa de maternidad en los puntos de venta y evité diligentemente las ostras crudas y los daiquiris en los restaurantes. Frecuentamos nuestros lugares favoritos para los hushpuppies y el gumbo, dejamos que los abuelos cuidaran al pequeño y pasamos el mayor tiempo posible con los dedos de los pies enterrados en la arena cristalina y la mirada fija en el agua turquesa.

Tuve dos pequeñas hemorragias al principio de mi embarazo con Oia, por lo que una gran parte de mí esperaba que todo estuviera bien cuando vi la sangre. Pensé que un sangrado leve en el primer trimestre debía ser mi norma.

Pero todo el tiempo había tenido pistas de que algo no estaba bien.

En una escala del uno al 10, mis náuseas matutinas se habían tambaleado alrededor de un tres. Con Oia había sido un implacable 11. Sabía que no había dos embarazos idénticos, pero la drástica diferencia parecía una señal de advertencia.

Luego estaba la cuestión del período de gestación. ¿Cómo podría haber tenido solo seis semanas en el momento de la ecografía cuando sabía que había estado embarazada durante ocho?

Incluso le había confiado a Hoosband en varios momentos que me sentía extrañamente desconectada de este embarazo. Me dije a mí mismo que era porque estábamos tan preocupados con nuestro hijo de dos años y nuestra mudanza y todos los cambios de la vida, pero mirando hacia atrás ahora, sé que era más que eso.

Pasé rápidamente del triaje a la sala de exámenes y al ultrasonido.

El técnico de ultrasonido fue amable y optimista con una manera acogedora y un cálido acento británico. Le pregunté con esperanza si el latido que escuché era el del bebé.

"No. Es tuyo", dijo y rápidamente cambió de tema a mis ovarios antes de llevarme de regreso a la sala de examen.

Cuando el médico de urgencias entró para revelar los resultados, sé que debería haber esperado lo que escuché a continuación: culpo a mi naturaleza hipocondríaca de mi sorpresa. Me he acostumbrado tanto a escuchar que estoy bien cuando pienso que algo anda mal que tomó unos momentos para que las palabras del doctor realmente asimilaran.

Asentí en silencio, tratando de escuchar mientras él continuaba hablando en un tono suave pero definitivo, mis conductos lagrimales a toda marcha mientras cada palabra giraba en mi cabeza y aterrizaba con un fuerte golpe en mi corazón.

La ecografía de ese día indicó que la edad gestacional del feto era de nueve semanas y media. Sabíamos que estábamos embarazadas desde hacía 13 años.

Nos reunimos con un obstetra al día siguiente para discutir los próximos pasos. Podría esperar y dejar que mi cuerpo expulsara al bebé por sí solo, pero podría suceder en cualquier momento, podrían ser días o semanas. Hasta donde estaba, probablemente también sería desordenado, doloroso y duradero. La alternativa sería una cirugía rápida y programada. Con un viaje en automóvil de 10 horas para cerrar nuestra casa en Dallas a solo cuatro días de distancia, la cirugía parecía la única opción. Programamos el procedimiento para el jueves porque el miércoles era mi cumpleaños número 30, y planeaba pasarlo probando un nuevo restaurante muy elogiado para almorzar con mi mamá y preparando ricotta fresca y ravioles caseros para cenar con Hoosband.

El miércoles por la mañana, mi hermano, papá y madrastra nos invitaron a un desayuno de cumpleaños. De camino a su casa comencé a sentir que estaba en las primeras etapas del parto.

Me acababa de sentar con un gran vaso de agua en la mano y una abundante fuente de las mejores ofrendas de Donut Den frente a mí cuando la oficina del obstetra llamó para confirmar mi cita del jueves. Sangraba mucho y tenía calambres intensos y le pregunté a la enfermera si debía preocuparme.

Unos minutos más tarde, mi cirugía había sido reprogramada para las dos de la tarde, y me habían aconsejado que no comiera ni bebiera NADA hasta después del procedimiento. De mala gana, dejé mi vaso de agua sobre la mesa y miré con nostalgia las donas mientras llamaba para cancelar mi reserva para el almuerzo.

Cuando me desperté de la anestesia, Hoosband estaba parado allí con un zorro de peluche y un jarrón de flores. Me llevó a casa y me obligó a comer un plato de patatas sobrantes (la enfermera dijo que serían suaves con el estómago) y a caminar en línea recta (le preocupaba que me tambaleara demasiado para cruzar la calle con seguridad) antes. me llevó a mi lugar favorito de helados. Una cucharada de Brown Butter Almond Brittle y una cucharada de Brambleberry Crisp más tarde, decidí que podría haber peores formas de pasar un cumpleaños número 30.

El viernes, mi mamá nos llevó a Husk para un almuerzo de cumpleaños tardío con médula ósea, panecillos caseros con mantequilla de miel y grasa de cerdo y el mejor sándwich de jamón que he comido.

El sábado fuimos en coche a Dallas, el domingo cerramos nuestra casa, y desde entonces hemos estado desempacando y acomodándonos (con algunos viajes rápidos a Austin y Houston) desde entonces.

Hemos tenido altibajos durante estos últimos meses, pero siempre estaré agradecido con la familia y los amigos que nos han ayudado a superarlo con oraciones, palabras y amor. Estoy agradecido con Dios por la familia que me ha dado y por la esperanza que todavía tengo de que nos ayudará a expandirla en Su tiempo.

Todavía estamos cavando fuera de las cajas y tratando de poner las cosas en funcionamiento por aquí, pero tengo la esperanza de volver pronto a la rutina de la cocina al teclado.

Gracias por tu paciencia y gracias, como siempre, por leer. Por ser el ingrediente secreto de tu vida,


Aquí hay una cosa que tiene el campamento de verano de Culinaria Cooking School que ningún otro campamento de verano tiene ... comida ... comida gourmet. Los campistas culinarios recorren el mundo en viajes gastronómicos. Y si nueve campamentos de una semana pueden llenarse durante el verano, dice mucho sobre el paladar de los niños de la zona.

“Muchos niños no se sienten cómodos en la cocina”, dijo el director ejecutivo y copropietario de Culinaria, Stephen Sands. “Conseguimos que estos niños hagan cosas, practiquen habilidades con el cuchillo, preparen la comida, cocinen.

"Esta es una buena experiencia de vida para los niños porque es algo que se queda con ellos de por vida".

La sesión de la mañana del lunes 8 de julio acogió a los niños más pequeños, de 9 a 12 años. Prepararon una comida italiana: pizza bianca, salsa para pasta, fideos de pasta caseros (sí, enrollaron la masa y la enviaron a través de la extrusora de pasta), ensalada y zeppolini de postre. Era una clase segregada: los niños se agrupaban, las niñas se agrupaban. Sands dijo que a mediados de la semana, los niños y las niñas se unen de forma natural, trabajando juntos.

“El primer día [del campamento], pueden llegar un poco intimidados, aprensivos”, dijo Sands. “Unos días después, ves el cambio en su nivel de comodidad. Vienen y empiezan a hacer cosas por su cuenta, hacen amigos, aprenden a trabajar en equipo ”.

Aunque el instructor usa las estufas de gas, los niños solo usan quemadores de inducción que calientan la comida pero son fríos al tacto. No hay más de 20 campistas en una clase.

La sesión de cada semana, una sesión matutina para niños, una sesión vespertina para adolescentes, es impartida por un nuevo instructor y los temas cambian en deferencia a los niños que toman varios campamentos. Cada día, cada sesión, presenta un país diferente, desde la cocina clásica europea hasta la estadounidense de moda y la regional estadounidense. La mayoría de los niños encuestados dijeron que las clases de cocina fueron idea suya, incluso si fue la mamá quien encontró el campamento en su nombre.

“Me gusta mucho cocinar”, dijo Bella Rosato de Viena, de 10 años, quien admitió que su madre le encontró este campamento. "Cocinar es divertido". La amiga y compañera de escuela de Bella, Lily Supernor, estuvo de acuerdo en que es "divertido cocinar" porque aprende más habilidades culinarias.

A Anna Patton, de 10 años, de Viena, también le gusta cocinar, pero lo que le gusta cocinar son dulces, "no comidas", dijo, "solo dulces".

El copropietario y vicepresidente ejecutivo de Culinaria, Pete Snaith, dijo que creció en un hogar donde su madre no cocinaba “en serio”, solo comida tradicional británica. Fue la primera visita de Snaith a un restaurante italiano cuando tenía 9 años, lo que le abrió los ojos y el paladar a un mundo de gustos aventureros. "Fue la primera vez que comí salsa casera y fue un despertar", dijo Snaith. "Cuanto más se exponga a los alimentos, más se abrirá a otras nuevas experiencias en la vida, nuevas aventuras".

Snaith dijo que, de vez en cuando, un estudiante se resiste a probar un nuevo sabor o comida. Pero, una vez que lo hacen, están formando un juicio basado en la experiencia personal, no en una noción preconcebida.

Muchos niños se acostumbran a comer ciertas cosas, dijo Snaith, y pueden dudar en probar algo nuevo. "Pero, una vez que lo hacen, la expresión de sus rostros es asombrosa", dijo.

Sands y Snaith ven cómo los niveles de comodidad y confianza aumentan en sus campistas desde el primer día hasta el final de la sesión.

“Cuando comenzamos Culinaria, teníamos la visión de enseñar a los niños a cocinar, aprender nuevas técnicas”, dijo Sands. "Estamos cultivando a las personas, no solo a los niños, sino en todas nuestras clases, para que prueben cosas nuevas, para que experimenten".

Los campamentos de cocina de Culinaria, para ambos grupos de edad, se llevan a cabo semanalmente hasta el 2 de agosto. Hay una pausa de una semana y el campamento se reanuda el 12 de agosto para un campamento especializado, horneado para niños.

“Aprenden las técnicas adecuadas, habilidades para la vida que tendrán para siempre”, dijo Sands. “Aprendes a cocinar y tu dieta será mejor que la que tienen las personas que nunca aprendieron a cocinar”.

Para alguien como Sands, que aprendió a cocinar de joven y se sometió a la universidad, las técnicas de cocina y comida van más allá de aprender los elementos necesarios para hacer una receta específica. Una vez que dominan las técnicas, pueden ser creativos sabiendo que sus habilidades las respaldan.

“Los niños forjan nuevas amistades, aprenden a trabajar juntos como equipo. Aprenden el tiempo.

“Al final de la semana, estos niños tienen un aire real de confianza. Van a casa y prueban recetas con su familia. Creo que es algo bueno ".


Sin queso.

¿Cuándo un queso no es un queso? Me quedé perplejo durante mi investigación para Menús de la historia cuando me encontré fromage en varias facturas de tarifas por lo demás escrupulosamente observadas para las cenas tomadas durante la Cuaresma. Se esperaba que los cristianos escrupulosamente observadores del pasado se abstuvieran de todos los productos animales durante los cuarenta días de Cuaresma & # 8211 y en muchos períodos también hubo sanciones seculares por infringir las reglas.


Históricamente, la palabra queso también podría significar algo comprimido, moldeado o con forma de queso. En palabras de John Pinkerton, autor de Recuerdos de París, en los años 1802-5, & # 8220 & # 8230 fromage en París es un término laxo para cualquier sustancia comprimida. Por lo tanto, un fromage d & # 8217Italia es una salchicha de Bolonia y un fromage glacé es una especie de hielo. & # 8221

No conozco ninguna otra referencia a la salchicha de Bolonia que la describa de esta manera, y sospecho que no era universal. Incluso en la época de Pinkerton, sospecho que la mayoría de los viajeros que fromage d & # 8217Italia hubiera esperado una buena rebanada de Gorgonzola o algo así, no una rebanada de salchicha.

La forma más conocida de queso sin queso en la actualidad es probablemente el elaborado con pulpa de fruta & # 8211, como la pasta de membrillo que comemos con queso real, o el queso de ciruela que conocimos en una publicación anterior & # 8211, una forma que sin duda tendría permitido durante la Cuaresma. Una forma muy poco probable de encontrar en un menú moderno es el queso de cabeza & # 8211 también conocido como brawn (o souse, o cabeza con cuello). El nombre parece ser de origen estadounidense y parece haber aparecido en algún momento del siglo XIX. La explicación es obvia, por supuesto, el queso se hace con la cabeza y otras fuentes de carne relativamente rudimentarias.

De vez en cuando en un menú moderno podemos encontrar una bavarois o bavaroise & # 8211 una especie de natillas o crema aromatizada con gelatina. Una vez más se le llamó comúnmente crema bávara o queso bávaro, o incluso queso crema bávaro.

Les doy dos variaciones interesantes sobre este tema. El primero es para un fromage glacé (queso helado) que, curiosamente, el autor indica que es de estilo inglés, presumiblemente debido al conocido amor de los ingleses del siglo XIX por los budines helados y moldeados. El segundo es del siglo XVII y sería un buen acompañamiento para un postre de fruta fresca.

Fromages Aux Epingles ou à & # 8217l Anglaise.
Este queso se llama épingle, porque la nata sólo recibe el primer glaseado, se pone bastante líquida en el molde y no se debe remover ni trabajar, por lo que se formará en hebras de hielo que se llaman épingles. Todo tipo de cremas, & ampc., Se pueden servir así cuando no estén hervidas, porque si se hierven no responderán
Manera de prepararlo:
Hacer una nata con cualquier fruta que te guste bien mezclada poner en un molde à fromage, y poner este molde en hielo bien machacado, y mezclarlo con sal o salitre déjalo reposar tres o cuatro horas sin remover ni trabajar, solo cuidando que quede bien rodeados de hielo, luego servir. Habrá hilos de hielo en la crema llamados epingles
Repostería francesa adaptada para familias inglesass, de Frances Crawford (1853)

[épingle se traduce, según Google, como alfiler]

Queso de Almendra.
Tomar las almendras bien batidas, hacer un Sack-Posset elaborado solo con Sack and Cream, quitar la cuajada y mezclarla con las almendras batidas, ponerla en un frotador de carbones y ponerle azúcar doble refinada en cantidad suficiente. de Agua de Rosas, luego en forma de Pye-Plate en forma de Queso, ponerlo en un Plato, y raspar un poco de Azúcar sobre él, y cuando esté frío, servirlo.
De William Salmon & # 8217s Compañero del hogarn (1695)


Cotización del día & # 8230

El queso cuando se da con moderación es saludable.
Aforismo del Regimen Sanitatis Salernitanum (la Escuela de Salud de Salerno, alrededor del siglo XII o XIII)


Claras de huevo a granel

Recientemente me encontré con estas marcas de Kirkland claras de huevo líquidas, y aunque no veo ninguna etiqueta "sin gluten" en ellos, no hay una declaración de contaminación cruzada en el paquete y están hechos en los EE. UU. y tienen como único ingrediente "100% claras de huevo líquidas". Un paquete de seis (6) de estos envases de 16 onzas costaba solo $ 8,99, o $ 1,50 por pinta / libra de claras de huevo líquidas. Me pareció un trato, y seguro que me ahorra tiempo cuando quiero hacer una tortilla con una proporción más alta de clara de huevo a yema de huevo.

¡Estas cosas me ayudan a hacer panqueques fantásticos rápidamente! Ahora, en caso de que estuvieras considerando usarlos para merengues, no lo hagas. ya que, como dice el paquete "Debido a la pasteurización, estas claras de huevo líquidas no se batirán y no se recomiendan para meringees y pasteles de ángel". Pero, por mi propia experiencia, seguro que ayudan a que mis panqueques se eleven a alturas increíbles, ya sea que estén batidos o no.

Costco - Claras de huevo Kirkland

Costco - Claras de huevo Kirkland Nu


The Food Almanac: miércoles 17 de julio de 2013 - Recetas

Compararía esta tarta con una tarta de cerezas, pero mejor. Confía en mí.

Ahora, un consejo sobre las grosellas. Tienes que elegirlos. ¿Que qué?

Déjame presentarte una grosella espinosa. Mira, hay un extremo de pelusa y un extremo de tallo. Usando sus uñas, pellizquelas en la base de la baya. Eso es. No los quieres en tu pastel. ¡Qué asco! Así que tómate el tiempo para elegirlos.

Paso 1. Haga su masa de pastel favorita para un pastel de dos masas. Si necesita una buena receta de masa de pastel, use mi receta favorita que se encuentra. aquí. ya que no te fallará y es tierno y escamoso y todo lo que es bueno en una base de pastel. Además, puede optar por utilizar Crisco o Lard con su mantequilla. Las opciones son tan agradables. Pon la corteza en la nevera mientras haces el relleno. Una masa fresca y agradable se cocinará maravillosamente.
Compra una masa para tarta comprada en una tienda. Ya terminé de hacer masa de pastel.

Paso 2. Tiempo de llenado. Receta de la siguiente manera.

Pastel de grosella espinosa casera fresca
3 tazas de grosellas maduras (recuerde recogerlas) Usé dos tazas de media pinta y terminé con cerca de 3 tazas
3/4 taza de azúcar
3 Tbl. Miel
3 Tbl. Maicena
Pizca de sal
2 Tbl. Manteca

Pon todos los ingredientes excepto la mantequilla en una cacerola y cocine a fuego medio. Mientras cocina, frote las bayas con el dorso de su cuchara. No tienes que aplastarlos a todos, pero obtén la mayoría.

Simplemente déjelo hervir y cuando la mezcla comience a espesarse, retírelo del fuego. Revolver. No quieres que esto se queme.

Ahora, vierte tu relleno en la corteza inferior. Dot the filling with the reserved 2 Tbl of butter. Top this with the top crust. Engarce los bordes. Cut slits in the top crust for steam to vent. I use the 3 slit method.

Top pie loosely with foil and place in oven and bake for 10 minutes. After 10 minutes have passed, turn temperature down to 350 F, remove the foil from the pie and cook until the crust is a lovely golden brown. This took me approximately 20 minutes. Pay attention, a burnt crust might be the end of the world.

Let pie cool. This is an important step. While it is cooling, the pie is finishing its cooking and thickening up and becoming a thing of beauty.

Serve with vanilla ice cream or freshly whipped cream. ¡Mmm!

Gracias por leer. Hope you can find some gooseberries and give them a try. They're an old timey food that I think are fun and unique, and definitely due for a comeback. Check out your local farmer's market because chances are they won't be at your super market. unless your super market is the raddest.


The Food Almanac: Wednesday, July 17, 2013 - Recipes

Diner’s Journal began in 2006 as a place for Frank Bruni, then the Times restaurant critic, to post news, notes and other observations about food that went beyond the borders of his weekly review.

Today the Dining section is ending the blog in order to consolidate all of our food coverage on the main Dining page, creating a single destination for readers. Many of the regular features that used to appear on Diner’s Journal, including Recipe Lab, What’s For Dinner? and Restaurant Takeaway, will now be found on the main page. Past Diner’s Journal posts will remain where they were.

You can also follow @nytdining on Twitter to stay up to date on all of the Dining section’s offerings, or subscribe to Dining’s RSS feed.

Front Burner: An Unusual Vegetable, Ceramic Ice Cream Cones and More

To Shop: Another Salumeria for the Upper East Side

Fabio Casella (right), who comes from Salerno, Italy, shares a surname but no relatives with the better-known chef Cesare Casella, from Tuscany. Though Fabio Casella’s career path is more modest, like Cesare he now has a salumeria on the Upper East Side. Il Salumaio, his compact new storefront a few doors south of his pizzeria, San Matteo, specializes in hams, salamis, cheeses, condiments and groceries imported from Italy. “I can sell my 18-month-old San Pietro prosciutto di Parma for $16.99 a pound and still make a profit,” he said. “This is a neighborhood place and I don’t have to charge more.” A few pasta dishes are made fresh, along with sandwiches layered on magically delicate focaccia baked in the pizzeria’s wood-burning oven: Il Salumaio, 1731 Second Avenue (90th Street), (646) 852-6876, ilsalumaiony.com.

To Shred: An Unusual Vegetable in a Quick Summer Slaw

How often have you actually gone shopping for kohlrabi, those weird, cabbagelike spheres sprouting stems and leaves? If you belong to a community-supported agriculture group, you may have acquired some without even asking. Otherwise, consider buying some for a quick summer slaw. Take large kohlrabi, four to six ounces each, remove the stems, peel them and shred them in your food processor. Then toss with about a half-cup each of yogurt and mayonnaise sharpened with a splash of rice vinegar, salt and pepper. Letting the slaw sit for several hours improves it the finishing touches are a few tablespoons of minced dill and a bunch of scallions, finely chopped. Read more…

Vietnamese Marinated Flank Steak

In What’s for Dinner?, a column appearing every other week on Diner’s Journal, Melissa Clark answers that universal question, offering recipes for simple, relatively quick dishes that use ingredients you can pick up on the way home.

I don’t cook many flank steaks in winter, but once I get into a summer grilling groove, it’s one of the easiest things to throw onto the coals, even on a weeknight. Flank steak cooks up quickly, and as long as you vary the marinade (and a marinade is essential for this economical piece of meat), you can serve it in endless variations, all season long.

In this version, I base the marinade on a classic Vietnamese dipping sauce called nuoc cham. Since it consists mostly of pantry staples – Asian fish sauce, brown sugar and garlic – all you need to pick up on the way home are some fresh limes and jalapeño. Nuoc cham works as a salad dressing, too. Here I drizzle it on crisp cucumbers and radishes, but sliced ripe tomatoes work just as well. You could serve this as it is with the salad on the side, or put everything on top of a bed of rice noodles or rice for a more substantial meal.

As always with flank steak, slice it thinly against the grain. Look for the long muscle fibers and cut perpendicular to them. This will give you the most tender slices.

Leftovers are ideal for steak sandwiches. Or, marinate the whole steak, cut it in half and cook half for dinner and freeze the rest in the marinade. Pull it out in the morning, and it will defrost in time for dinner next time you light your grill – or preheat the broiler. This versatile recipe works either way.
Read more…

Wines for Savory, Pungent Sausages

And to Drink…

    Eric Asimov, the wine critic for The New York Times, suggests a drink pairing for one of the week’s recipes.

What wine goes with sausages? What wine doesn’t? Savory, pungent sausages seem to bond instantly with countless wines. Simply look for ones that are as elemental, casual and juicy as the sausages themselves. With Italian sausages, you’ll most likely want a red, and for warm-weather grilling it ought to enjoy a light chill. Translation: avoid tannins and oaky flavors. What does that leave? Only much of the low-priced red wine universe. Allow me to make a list, beginning in Italy: barbera, dolcetto, Valpolicella, Chianti, Montepulciano d�ruzzo, to name a few. If grilling French sausages, you might start with Beaujolais, or an easygoing Chinon or Bourgueil. But no need to get hung up on ethnicities. Look for an American gamay noir, or one of the good reds from the Canary Islands, or a dry rosé. For summer rentals, don’t rely on local selections — B.Y.O.B.

What would you pair with this recipe for grilled sausages and radicchio? Post your suggestions in the comments section.

After Midnight, She Rules the Kitchen

Back of House, an occasional column, celebrates the unsung characters who animate the restaurant universe.

It was way past midnight in the empty kitchen, and Diana Bush, the overnight baker at the NoMad restaurant in Manhattan, was working the eight-foot-long, black-granite-topped pastry table, 20 steps from the dining room. Most of the 70 other kitchen workers had long since departed. As she weighed the dough (each loaf: 130 grams), her long, strong fingers were forming brioches to be served with beef tartare. Her pace was methodical, irresistibly efficient. She worked from 8 p.m. to dawn: everything had to be baked by 5 a.m. (Mark Welker, the pastry chef, presides over the day with his staff.)

A few years ago, when Ms. Bush, 27, worked as an architect, she took a pastry class at the Institute of Culinary Education in Manhattan. To her surprise, she found herself going on to earn a pastry-and-baking course certificate. As a cooking student, Ms. Bush had baking stints at Craft, Gotham Bar and Grill, Jean-Georges and Union Square Cafe, then landed an externship program at Eleven Madison Park, working in the kitchen of the executive chef, Daniel Humm. After he opened the NoMad with his business partner, Will Guidara, she bade architecture farewell and began baking there.

“It takes a certain type of person to do this job, to work these hours, to find rhythm in the kitchen even when no one else is around,” Mr. Humm said. 𠇍iana is a craftsman,” he added, “one of the unsung, and oftentimes unseen, heroes of the restaurant.”

Baking vs. Architecture
�king is a lot like architecture in a sense they are both part creative and part scientific. Baking is a chemistry experiment – there is the precision of weights and temperatures and ingredients chosen with organizational skill – but there is always the creative side. It’s a craft.” Read more…

What We’re Reading

Details: Be glad that it’s summertime. More than ever, ice cream has become a field of American innovation. — Jeff Gordinier

The Chuck Cowdery Blog: When and where was that bottle of Old Fitzgerald bourbon bottled? — Robert Simonson

The Washington Post: Yes, the government maintains a national raisin reserve. Objectors call it a cartel. — Julia Moskin

Eater: New York City Council members propose legislation that restaurant owners will welcome. It would reduce health fines by 15 percent and change the reporting of violation data. Christine Quinn, the Council speaker, said, “We’re taking steps to ensure that the restaurant inspection process is fair.” — Maria Newman

The Economist: A hot topic in the French Parliament is a consumer-rights bill that would force restaurants to label dishes that they prepare from fresh ingredients in their own kitchens (�it maison,” or homemade), instead of merely ripping open packets and heating up the contents. Almost a third of restaurants do so, many claiming on their menus that their offerings are �çon grandmère,” or like grandma used to make. – Glenn Collins

Dining Calendar

Various food and drinks specials at French restaurants in the Forgeois Group (which includes Café Noir, Jules Bistro, Cercle Rouge and Le Singe Vert) across the city will be offered for a week leading up to the Bastille Day celebration on July 14 at Bar Tabac, 128 Smith Street in Cobble Hill, Brooklyn, which features Pétanque tournaments, live music and food vendors from the neighborhood. Thirty-seven restaurants will also be participating in French Restaurant Week at the same time between Monday and July 14, offering various specials for $17.89 (the year of the French Revolution). A full list is available online.

Counter Culture will be offering coffee-brewing demonstrations and tastings at Dean & DeLuca’s SoHo location, at 560 Broadway, on July 9, 16 and 23 between 11 a.m. and 2 p.m. Erin McCarthy, the recent champion of the World Brewers Cup in Australia, will demonstrate the Chemex pour-over brew method and offer tips on how to make better cups of coffee.

From gin to bourbon, all the libations featured during the Spirits of New York event on Wednesday from 7 to 9 p.m. at the Astor Center, 399 Lafayette Street in NoHo, are made by local distillers. The tasting event is $40 per person or $30 for members of Slow Food NYC, which is organizing the event.

Craft beers, whether brewed at home or by experts, will be the topic of the Craft Beer Jam 2013 series, which kicks off 7 p.m. on Wednesday at the Greene Space at WNYC/WQXR, 44 Charlton Street (Varick Street) in SoHo. Many of the beers tasted will be from lesser-known brewers. Tickets, $25 per person, includes beer tastings and snacks they are available at thegreenespace.org.

‘Jerusalem’ Fans: What’s Your Favorite Recipe From the Book?

A dozen new cookbooks flood my cubicle every day, and most of them go right back out, never to be heard from again. But one cookbook has kept making noise this year: “Jerusalem,” by the chefs Yotam Ottolenghi and Sami Tamimi, has gone viral among food lovers since it was published in the United States last fall.

What makes one cookbook “sticky” — meaning that it holds your attention, not that it’s covered with maple syrup — when so many of them languish on the shelf? In this month’s Recipe Lab, we’ll try to figure out why so many food lovers (me included) have been working our way through the recipes in “Jerusalem” since it was published in October — posting pictures of Coconut-Marmalade Cake on Instagram and writing tweets about Chicken With Caramelized Onions and Cardamom Rice. Is it the Middle Eastern flavors or the photos? The stories or the spices?

If you’re a fan, tell us your favorite recipe from “Jerusalem,” or the one you𠆝 most like to discuss with Mr. Ottolenghi and Mr. Tamimi. We’ll choose one for everyone to make, then we’ll meet the two chefs in a live video chat on Wednesday, July 31, at 2 p.m. Hora del este.

And if you’re free at that time and want to participate in the video chat, indicate that with your recipe suggestion or fill out this form.

What We’re Reading

The New York Post: Top chefs have found a late-night advocate in the food-obsessed Jimmy Fallon. — Jeff Gordinier

Digimind: As Shake Shack and Five Guys opened in London last week, this site tracked the social media frenzy. (Via @RichardVines) — Julia Moskin

Food52: ABC Cocina puts sweet green peas in its guacamole. And at Food52, they show up mixed with chickpeas in hummus. Pea season just got twice as interesting. — Melissa Clark

Salon: Now comes the backlash from an article in The Atlantic that savages Michael Pollan’s critique of 𠇋ig food,” claiming that locavore and organic options are impractical, too expensive and not measurably more nutritious than packaged industrial food — even fast food. Salon challenges the article’s facts and methodology, and questions the article’s assertion that the food industry can be trusted to create healthier eating options. — Glenn Collins Read more…

Gallagher’s Closes for Renovation

Gallagher’s, the venerable theater district steakhouse, will close on Monday so it can undergo a multimillion-dollar renovation. The restaurant was put on the market last October and was sold to Dean Poll, who had been negotiating to buy it for more than a year.

Mr. Poll has held the lease on the Boathouse restaurant in Central Park for 12 years, but he failed in his bid to be the licensee for Tavern on the Green after he could not reach an agreement with the union, the Hotel and Motel Trades Council.

Gallagher’s, with its red-checked tablecloths, horseshoe-shaped bar and refrigerated wall of aging steaks at the entrance, has long been a hangout for colorful show-business and sports figures, many of whose pictures are on the walls. Mr. Poll has hired Niemitz Design Group of Boston, which has designed steakhouses in New England, to do what he is calling a restoration. The restaurant, at 228 West 52nd Street, is scheduled to reopen in October:


The Food Almanac: Wednesday, July 17, 2013 - Recipes

I saw this recipe in so many places. that it was like a big hint to try it. I first saw the recipe on in Everyday with Rachael Ray Magazine. Then I saw it on the Chew show with Curtis Stone actually showing how to cook it. Well, I am glad I took all the hints because it was fresh, fun and fantastic! My kids decided to take it to the next level by serving it with vanilla ice cream. sí. it was a very good idea. :)

Pineapple skewers
1 pineapple, peeled, cored, cut into cubes
1 tbsp unsalted butter, melted

Guarnaciones: 2/3 cup sweetened, shredded coconut

Directions to make the coconut caramel sauce:
On medium heat in a small saucepan, stir the sugar and two tablespoons of water together. Simmer and swirl around in pan until golden brown. About 8 minutes. Then add coconut cream and stir until sauce thickens. Aproximadamente 5 minutos. Remove the sauce from the heat and pour it into a serving bowl.

Directions to prepare the pineapple skewers and toasted coconut garnish:
Sprinkle the coconut on a baking sheet. Heat in oven on broil for a minute or two until toasted. Take off of pan and allow to cool on plate.

To serve place grilled pineapple skewers on plate, drizzle with caramel sauce and garnish with toasted coconut.


Fuente: Everyday with Rachael Ray Magazine, The Chew and Cosmopolitan Australia website


Copyright: Todas las recetas, el contenido y las imágenes (a menos que se indique lo contrario) son propiedad exclusiva de Curry and Comfort. No lo utilice sin el consentimiento previo por escrito. Reproducción sin autorización está estrictamente prohibida.


Ver el vídeo: Resumen meridiano de noticias, miércoles 17 de junio de 2015 (Diciembre 2021).